Categoría: Sin categoría

Reimprimir el RFC de un familiar

La SHCP vigila que todos los trámites relacionados con el RFC se lleven a cabo por el interesado, ya que como sabes este documento de identificación se otorga de forma individual a las empresas privadas y a aquellas personas que reciben un pago por los servicios que prestan.

Reimprimir el RFC de un familiar

De hecho, la única manera en la que puedes obtener una CIF de un tercero luego de que se ha completado el procedimiento de cálculo de RFC, es cuando muestras a las autoridades correspondientes un poder notarial. En él se debe especificar tu nombre completo y las funciones que te otorgó la compañía o el ciudadano.

Este escenario suele ocurrir en casos de fuerza mayor, sobre todo cuando la persona se encuentra imposibilitada de dejar su hogar, ya sea por qué necesita estar conectada a algún aparato médico o por qué tiene una discapacidad.

Sin embargo, si se permite la acción de reimprimir el RFC de un familiar. Esto se puede llevar a cabo fuera de línea o conectado a Internet, según sea el caso.

Hay ocasiones en los que únicamente se solicita el RFC con homoclave, para completar el formulario de una organización privada. En estos casos bastará con que le saques una copia fotostática a tu Cédula de Identificación Fiscal. Eso sí, vigila que todos los elementos en esa constancia se puedan leer con claridad.

Otra manera de reimprimir el RFC sin recurrir a la web es cuando la persona ya cuenta conel archivo digitalizado almacenado en su equipo de cómputo o en un dispositivo externo, como puede ser una memoria micro SD, una USB, un disco duro externo, un disco compacto entre otros.

El formato del RFC en línea se descarga de la misma forma en la que se guardan las imágenes de Internet, puesto que ostenta la misma extensión. La forma correcta de trasladarlo al papel es la siguiente:

-Abrir un documento en el procesador de texto de tu preferencia (puede ser Microsoft Word, Documento de Google etc.) y enseguida acceder al menú “insertar” para luego ubicar la imagen.

Una vez que ya se tiene insertada, lo único que hay que hacer es dar clic en el icono de la impresora, para que comience la impresión del RFC. Por ningún motivo vayas a modificar las dimensiones de esta imagen, ya que eso puede influir negativamente en el resultado final haciendo que ciertos elementos de tu CIF sean imposibles de leer.

El último método de impresión es el que se realiza en la página del SAT en la pestaña de “Servicios”. En esa sección del portal se debe escribir el RFC del contribuyente y la palabra clave que haya éste haya escogido.

Luego serás trasladado a una nueva ventana en la que será indispensable que des un clic en el rectángulo “Generar CIF”. Posteriormente se mostrará en pantalla la Cédula de Identificación Fiscal y estará lista para ser capturada en papel.

En caso de que te surja alguna duda adicional o tengas un comentario, te recordamos que puedes utilizar la herramienta de Chat disponible en la página web del Servicio de Administración Tributaria.